No te rindas nunca

Está arreciando una tormenta. Pero es solo una más de tantas que vendrán.

No es buen momento para colgar los guantes. Es el momento de sacudirse las excusas y sobreponerse.

Si la vida te cambia el guión corrígele los acentos. Si algo no te gusta, cámbialo.

Si algo te incomoda, enfréntate a ello. Pelea.

Fracasar es no intentarlo. La vida es un reto permanente. Y eso también la hace emocionante.

Ponte delante del espejo y mírate. Ser rebelde no son unos vaqueros rotos; No es un piercing en la lengua.

Ser rebelde es levantarte cada mañana y empeñarte en perseguir tus sueños.

Cueste lo que cueste. Si de verdad lo quieres, un día saldrás a la calle y esos suelos estará ahí fuera esperándote.

No te rindas nunca.

Artículos relacionados: